Hoy no me puedo levantar

El reloj me recuerda que se termino el sueño.
Pero ¿de que sueño estamos hablando?
Si me pase girando en la cama como la aguja de una brújula,
buscando el norte...
(6:31. El ruido del metal suena dulce y áspero)

Por más esfuerzos que hacía,
cada miembro del cuerpo no quería responder.
Sentí un gran cubo que me presionaba en sentido contrario,
cargado al tope con negaciones, rechazos, limones y cebada...
(6:42. El televisor mira a través de sus 29 pulgadas)

Me pareció eterna esa lucha.
Mezcla de debilidad, leyes de la naturaleza y desánimo asumido.
Con la desilusión desfilando su vestido verde,
y pisándome los tobillos con su taco aguja...
(6:50. Las aspas del ventilador forman un jazmín estroboscópico)

Veía venirse,
pero por extraño sortilegio,
todo el sistema no informó sobre el error.
Dejavù... es lo que atiné a decir...
(7:05. La almohada esta almibarada con saliva)

Son las 7:15.
Y solo quedan fuerzas para soltar reflexiones,
sencillas, directas, espontáneas:
“No se espera, lo que se olvida”
(7:20. Conseguí sentarme al borde de la cama)

Comentarios

Entradas populares de este blog

Rata

Las ganas

Las cucarachas