Cinco sentidos

Quise escuchar por lo menos tu eco...
Bla bla bla sonó desde el brocal del pozo.

Te busqué en la lluvia, en el granizo, en el insoportable canto de las cigarras...
Encontré la nada.

Saqué mi mano en la ventana...
Esperé recoger el beso que me enviaste en la brisa.

Destrozé azahares, jazmínes y margaritas y con sus zumos...
Imaginé tu aliento en mi cuello.

Tragué piedras, lodo, arena...
Sacié el vacío de tenerte en mi estómago.

Pero entendí que mucho, en esto de sentir, no basta...

Comentarios

Entradas populares de este blog

Rata

Las ganas

Las cucarachas