Todavía tu sombra resuena en la casa

No hay caso, todavía tu sombra 
resuena en la casa, en las cosas.
Vibra el picaporte, el sofá.
La piel erizada a las 5 de la tarde.
Uno se equivoca al pensar 
que el corazón es superficie cóncava perfecta.
La ducha gotea saliva.
El dedo sin látex, en lo profundo.
Tiemblan las tazas,
los yuyos.
Y pensarte es un buey atrapado en la terraza
que no puede respirar por culpa del asma, 
de la despedida.
Subo las escaleras de cuatro,
así no piso tus huellas.
Dejo de bordar calzoncillos de hombres
que no quisieron dormir conmigo.
Amanecer un 2 de agosto junto a tu cuerpo
hizo florecer escarabajos en rincones desconocidos.
Domingo es un buen día para dar ultimátum
a los terremotos internos.
La única salida es inaugurar el mapa de las heridas
frente al espejo donde cambiar de piel es más fácil
No hay caso, tu nombre nace en el silencio
y es el eco que invade todo...

Comentarios

Sara Leoz-Art ha dicho que…
Me gusta mucho leerte Edu. Cada escrito es un me halla total.
Sara Leoz-Art ha dicho que…
Edu,,cada vez que te leo es un me hallo total.😃

Entradas populares de este blog

Las ganas

Las cucarachas

Hay ropa de hombre en mi cama