Asunción es un hombre con quién me acosté...

Al comienzo me mareó con sus calles oscuras
Mintió con sus naranjos hechos ficus
Hedió olores corporales, venidos de Villa Morra
Igual, lo tomé por la cintura
Bajé por Oliva y encontré sus putos amores honestos, con olor a río
Lamí su Paraguayo independiente, su falso Palacio de López
Gotee velas sobre sus plazas del Congreso
No sin antes borrar la sangre de la indignación, que no sale con nada
El placer fue una Estrella
Lo penetré, desde su catedral bien lubricada
Una y cien veces hasta el altar
Y no hubo temor de Dios ni de la paloma

Asunción es un hombre insaciable
Metí los dedos en su panteón
buscando algún héroe, y solo encontré heroína y Chespi hacia la orilla
Tomó revancha con su barrio Obrero y sus barras bravas
Sudó mi espalda, me tatuó un ciclón, un escudo y un cerro hacia el Sur
mientras sus indígenas hambrientos miraron el espectáculo con basura en la boca
Cateura desbordada
Y algunos gritos desde Kambala

Asunción es un hombre traicionero
Me sedujo con lapachos
Pero me arrinconó con faca
Un jueves de noche

Asunción es un hombre sin corazón
que llueve y muere
todos los días

Comentarios

Entradas populares de este blog

Rata

Las ganas

Las cucarachas