Penetrame…

hasta que sangren todas las palabras y sean las seis de la tarde:
Hora del camión de basura y la saliva sobre la almohada…

Penetrame
para escuchar como pronuncio una mentira tras otra,
y tu rabia, rotunda, entrando… saliendo…

Penetrame
con culpa, con fuerza, con algarabía.
Sudame encima, lameme,
Nunca el Edén estuvo tan cerca de esta cama.

Penetrame
y deja dentro lo gomoso, una cicatriz,
algo de pasado que suene a tu nombre.

Si, penetrame
así el Sistema se confunde:
Una pija dentro de un culo
no es burguesía, no es manifestación
ni proletariado…
¡Es duelo!

Dale, penetrame
y escuchá nuestra risa adolescente
burlándose de los próceres.

Penetrame
una, tres, ciento ocho veces.
Así me orino en tu título, en tu estrategia
y en tu cara que ríe, pensando
que mi goce es verdadero…

¡Penetrame!

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las ganas

Las cucarachas

Hay ropa de hombre en mi cama