Al mirarte

Al mirarte, no me asaltaron ganas de correr barrio abajo y abrazar el primer tronco que viera. Increíblemente deseé sacarte los ojos con un bisturí, para cristalizarlos y colocarlos en un pequeño altar.
Así, cuando regrese a casa cada tarde, los tendré para poder reflejarme en ellos.
¿Quién necesita así un espejo?

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las ganas

Las cucarachas

Hay ropa de hombre en mi cama