Disfraz

De mañana fui Yocasta.
Con los ojos en las manos
miré al sol.
El incesto y tu cuerpo:
hogueras rotundas.

A la siesta con la caperuza roja
busqué el camino más corto,
el corazón en la cesta.
Todos los caminos llevaron al lobo.

A la tarde, fui un asesino serial.
Acuchillé a cada hombre con barba
que se cruzó.
Coleccioné dedos y cadenillas.
Tu risa, imposible cortarla en tajos.

A la noche fui un torturado:
caminé sobre vidrios rotos,
vendaron mis ojos para ser ejecutado,
recibí golpes para contar lo que sabía:
perdí sangre, dientes.
Nunca dije tu nombre.

Mañana sigo buscando
que monstruo me queda mejor.

Tal vez, el olvido 
sea un vulgar cambio de disfraz.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las ganas

Las cucarachas

Hay ropa de hombre en mi cama