Plaza

¿Fuiste el niño que llegó, 
puso su mano en una de mis piernas, 
sonrió y se alejó un poco, 
para hacer lo mismo 
con la señora 
que compartía 
el banco?


¿Fue lo nuestro 
tan fugaz y espontáneo 
como esta plaza 
con gente que se aproxima 
sin saber 
por qué?

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las ganas

Hay ropa de hombre en mi cama

Al amor puto