Las ganas

Tengo ganas de cogerte aunque afuera, el calor latigue las espaldas,
entre humo en los pulmones,
y sude cada culo que veas en las esquinas.

Quiero cogerte sin importar la erección, ni la circuncisión.
Que seas estrecho, hombre o mentiroso.
Que hayas comprado tu título o
no sepas la tabla del 8.

Si, quiero cogerte mientras en las calles aumentan los cuidacoches,
el chespi,
el dengue
y la soja siga sin pagar impuestos.

Quiero cogerte de mañana,
en invierno,
los martes,
en bisiesto,
     sin feriados.

Voy a cogerte hasta que el techo del Congreso se derrumbe,
el presidente lea al menos un libro,
reviente una bomba en el Palacio
y los bufones de siempre, se pongan de cuatro.

Voy a coger tus traumas,
a vos,
al Partido de la Miseria Repartida
y a los padres irresponsables.

Si no te gusta,
vamos a hacerlo una y otra vez,
hasta lograr que tus ganas de amar,
mi deseo y este país
se vayan                  a la mierda.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Las cucarachas

Hay ropa de hombre en mi cama