Décimo piso

En los balcones vacíos
el viento grita
las formas del deseo.
El estómago pesado.
Hay una suerte de preocupación
en las aves que interrumpen
la mirada.
Abajo, los niños corren
sin saber qué es crecer.
Es inútil...
Desde la ventana
no imagino todo
lo que puede pasar.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Las ganas

Las cucarachas

Hay ropa de hombre en mi cama