Fantasma

Esta noche la piel fue zona de combate
Mamá sentada en la ventana gritaba insultos
Sus cejas entraron a mi boca
Mis dedos un poco más abajo
Mostrar las heridas no es todavía deporte olímpico
Arriba él, al oeste yo
Espasmos encaminados
y entre las manos, los peces de nuestros penes
inquietos, cambiaron aceite por fuego
Operaciones sencillas
Muslos enredados

El placer como espina
Esta noche, el sexo fue un fantasma
que nos miró a los ojos

Comentarios

Entradas populares de este blog

Rata

Las ganas

Las cucarachas