Costa

* Sumergirse en este manto que muestra únanime, su inmensidad, es la consigna más preciada. Sal en la espalda. Las derrotas. El sol bien arriba, recuerda a ratos, quemaduras.

* En el viento, todo lo dicho, lo no escuchado. El agua va, pero lo que regresa nunca es igual al instante. Más tarde, más viento, el agua, recuerdo.

* Perdón por no ser profundamente un habitante de tu reino. Todo el aire que desperdicio se vuelve palabra para sobrevivir, en la otra isla. De ofrenda, un poco de piel. Salar las heridas nunca produjo tanto entusiasmo.

* Rostros de hombres que corren por tu costa. Me excito en el segundo paso, en el quinto me enamoro, al octavo soy esclavo. Brisa y los abdominales son ídolos sin misericordia. Prometo ahogarme hasta el final.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Rata

Las ganas

Las cucarachas