Accidente

Habló de una mujer

recuerdo,

e invadió mi cama

un sábado,

con la llave del

deseo atrasado

Una vez, accidente

La tercera

se reconoce habitante

Sin excusas,

lo guié por mi cuerpo:

pantanoso territorio de gemidos

Con cada embestida, 
las palabras

cambian de color

Fui gato

que grita

nombre de hombre

en medio de la noche.

Temprano, nos vestimos

para ocupar

el lugar de simples coincidencias

En la calle,

nuestros cuerpos

son ecuaciones no resueltas

El asfalto es un dios

que exige mucho

Comentarios

Entradas populares de este blog

Rata

Las ganas

Las cucarachas