Lunar

Dormí vigilado por los lunares de tu espalda, habiéndome perdido, en el agujero que nació al otro lado del mar. Preguntaste por qué suspiro, y miré la última estrella de la noche. Así respondí. Tu cuerpo es pantano de asfixia placentera...

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las ganas

Las cucarachas

Hay ropa de hombre en mi cama