Sul


Redibujo cada parte de vos
con algo de sal
que queda en los ojos.
Solo, bien solo
en la multitud de gente, 
                           de lugares
                                          de ruido...
Hoy no soy yo, soy el mar.

+
Esta ciudad me entiende, 
aunque no hable su idioma de agua y brisa.
Digo: quiero, y pasa al rojo,
sueño con él y un rayo me mueve los pies.
La espera es más 
que una simple silla olvidada...

+
¿Qué palabras húmedas esconde la arena?
¿Sabe que no escribo con el dedo?
¿Sabe qué órgano se despierta con el solo paso de las gaviotas? 
...Y pienso en tu pecho, como lugar de descubrimientos.

+
Es más bravo este mar con sus banderas rojas, que tu boca con sus bocetos de verdades. 

+
No bautizo lo poco de mar tomado en las manos con nombres que pasan y encienden el corazón.
Hoy, solo la luna alumbra mi silencio.



Comentarios

Entradas populares de este blog

Rata

Las ganas

Las cucarachas