Gracias

-->
Bajo el sol nada puede remedarse y la mano es el único escudo que protege hasta de los suspiros. Es en este momento en que se ve con tanta lucidez. El tropiezo y los rasguños. Así el pasado salta sin miedo y cae en el siguiente minuto, donde solo el viento silba una cosquilla. Gracias por las heridas...

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las ganas

Las cucarachas

Hay ropa de hombre en mi cama