Bajo

Con el cuerpo en el suelo
veo mejor las cosas bajas
(tus cosas)
Tienen color, puntas,
suenan huecas cuando las muevo
Tu mentira, por ejemplo, es un perro negro
con tres patas, de pelaje raído
La sonrisa fingida es apenas
una arañita que desaparece
al acercarse a mi pelo
Y en cuanto a tu ego, una pelusa
deshaciéndose al entrar a mi boca

Es hora de levantarme
y entender que en lo bajo
siempre habitan alimañas

Comentarios

Entradas populares de este blog

Rata

Las ganas

Las cucarachas