El silencio, ese pacto

El silencio me propuso un pacto y lo acepté
porque ni la última sílaba de tu nombre habitaba mis dedos
La soga,
             la copa,
                         la daga, todo sobre la mesa
Relucientes y con sus filos hacia dentro
Empezó el juego sin haberme enseñado las reglas
Lágrima dije. Error... Pierdo noche
Desierto, vida, rostro... nunca salió luna
Detalles, dijo. Otra oportunidad
Cómo hago para engañarle? para tomar el ruido y desarmarlo con el eco (desarmarte)
Error nuevamente
Con la soga, la daga o la espera?
Salí del juego, no sin antes preguntarle quien tiene el alma
No hubo respuesta
El silencio ocupó lo eterno y me declaró su esclavo
(11/10/11, durante un viaje en la línea 12)


Comentarios

Entradas populares de este blog

Rata

Las ganas

Las cucarachas