Desde el fondo

Las moscas brotaron de la pared...
Las alas al comienzo, los ojos después...
Empapelé mi cabeza con tu nombre
Junto con el primer grito de la noche.

Los charcos crecieron en las ramas
Profundos, turbios y húmedos
Me arranqué uno a uno los dientes
Para entregártelos como ofrenda.

El café hirvió de golpe.
Endulzado con tus mentiras y tus ausencias
Cosí a mi suéter, tres botones
Y a tu foto un pedazo de nube.

La caída fue larga y dura,
Con metros y metros de heridas
Así cuando quieras buscarme
El fondo terminará de enterrarme...

Comentarios

Entradas populares de este blog

Rata

Las ganas

Las cucarachas