Nostalgia 1

Supe que te ibas,
y que ninguna red o
alguna trinchera hecha con cadáveres de libélulas
iban a detenerte.
Solo me conformé con el vapor
que modulaba tu nombre,
cada vez que lo pronuncio.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las ganas

Las cucarachas

Hay ropa de hombre en mi cama