Nostalgia 1

Supe que te ibas,
y que ninguna red o
alguna trinchera hecha con cadáveres de libélulas
iban a detenerte.
Solo me conformé con el vapor
que modulaba tu nombre,
cada vez que lo pronuncio.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Al amor puto

La Habana