Petalos, tejas y monedas

Un gusto agridulce senti al meter los dedos en la boca. Si... claro... de tanto arrancar pétalos, ramas, hojas, larvas, orugas. Tremenda tarea, ¿A quién se le ocurre encerrarme en una habitación llena de restos de flores y plantas?. Al comienzo fue difícil entrar, pero con varios manoteos logre encontrar espacio para respirar...
Un ruido y solo polvo rojo. Ese calor infernal. Me esquivé de la teja que cayó de abajo, claro, subió o acaso yo estaba al revés. Si... cierto... me creí muzaraña y como el pobre marsupial intenté dormir boca abajo... o arriba... no entiendo.
Dos monedas, solo eso. Al meter mis manos en los bolsillos solo encontre eso (no cuento la mosca que voló despavorida cuando mis torpes dedos bajaban para palparlo todo...
Tengo tres objetos y un deseo.
Tres pétalos,
La mitad de una teja
y dos monedas
Será que en la esquina compro el olvido???

18 06 D.C.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Rata

Las ganas

Las cucarachas