Parto

Por culpa de tu silencio estoy pariendo poemas como niñxs.

Al primero, de cara azul lo castigué enviándolo al altillo. 
Lanza alaridos cuando rompo alguna foto tuya.

El de lengua verde, atado al poste, escupe todas tus mentiras. 
Al mirarme hipnotiza moscas, mariposas pero no logra que llore.

El tercero, con piel de toro y pelo rojo se esconde en la tarde.
Con su mirada descubre mis miedos.
No puedo con él. Me obliga a caminar por mis ansiedades, esa cuerda floja.

Espantosa condena esta de criar poemas como bastardxs, amor.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Hay ropa de hombre en mi cama

Al amor puto